No puede haber una imagen del mariachi mexicano sin su representativo traje tradicional. Si bien es cierto que el traje de mariachi o traje de charro es un reflejo de la cultura forma parte de la identidad nacional, en realidad tiene una historia extensa, con episodios poco claros y definitivamente perdidos en la memoria colectiva.

Se sabe que el traje de mariachi surgió a principios del siglo XVI en la colonia, y en un principio se utilizaba una camisa de manta propia de los trabajadores del campo. Sus adornos eran más bien discretos y poco llamativos, pero que poco a poco fueron evolucionando a los complejos bordados con botones de oro y plata que conocemos al día de hoy. Cuenta la historia que el segundo emperador de México, Maximiliano de Habsburgo (1864) le gustaba mucho el traje de charro, y usaba una versión de lujo con intrincados trabajos artesanales, en ceremonias importantes.  

Existe una lista con artículos básicos del traje de mariachi, que incluye: chaquetín, la corbata de moño, la faja, chaparreras y espuelas, pantalón, camisa, botas y sombrero.

La clasificación tradicional de trajes de charro, está regulada por la Federación Mexicana de Charrería: 

  • Traje de faena
  • Traje de media gala
  • Traje de gala
  • Traje de gran gala (traje de etiqueta)